El corazón tiene sus razones, que la razón no entiende. Pero también la inteligencia tiene su manera de amar, como acaso no sabe el corazón. José Antonio.

A propósito del manifiesto de la Plataforma 2003

Por José Cabanas.

1) Una primera aproximación.

Nada más leer el comentario de Deolavide saltó en mi cerebro una especie de aviso de que algo en el
largo texto de Plataforma 2003 podría no estar bien. Y más teniendo en cuenta la mesura y el buen criterio que acompañan siempre a Deolavide, hasta el punto de que yo, no pocas veces, me tiento la ropa antes de decir algo que pudiera escandalizar a algunos, muy lejos del espíritu de un imposible Talmud falangista, pero sí muy centrados en lo sustantivo de la propuesta ideológica de José Antonio, del talante (palabra tan depreciada por los intolerantes radicales del laicismo y del racionalismo ilustrado) y de la actitud ética ante todos los desafíos de la sociedades imperfectas.

Quisiera saber el nombre del autor del escrito de Plataforma 2003. Seguro que así podría entender mejor algunas partes del mismo. Creo reconocer un sincero compromiso de poner por obra todo lo que plantea, lo cual constituye su mejor aval, independientemente del valor objetivo de los argumentos que nos presenta.

Eso es la rectitud de intención, condición ésta necesaria, pero no suficiente, para que entremos en un trabajo serio de análisis y conclusiones que enriquezcan más y más el debate de la recuperación del falangismo joseantoniano.

La plataforma 2003 abre el debate madre (o padre) de todos los debates entre nosotros los falangistas. Ya lo había pedido insistentemente Ceferino L. Maestú desde esta misma página. Y, perdón por la auto cita, pero ese mismo debate está planteado, como motivo casi inevitable, en el prólogo del libro de Sigfredo Hillers, “Falange y Fascismo”. Porque esa obra de Sigfredo Hillers de lo que habla es, precisamente, de la doctrina falangista en sus fundamentos esenciales. Su planteamiento de contraste con el Fascismo es, por lo demás, un primer “rescate” (en la línea que plantea el documento de la Plataforma) de la rotundamente falsa teoría del “parentesco” ideológico entre esas dos doctrinas diferentes, entre esos dos modos distinto de entender la vida y la muerte. Es decir, la opción fundamental que todo hombre ha de asumir como la más importante de su propio itinerario personal, que nace de la concepción que tenga de la propia existencia y de su inevitable proyección en la convivencia con los otros hombres.

José Antonio no crea ninguna concepción total del mundo y de la Historia, como hicieron Rousseau y Marx con Engels, sino que se suma, se incorpora, a la Concepción Cristiana del mundo y de la Historia.

(Seguiremos)

7 respuestas a A propósito del manifiesto de la Plataforma 2003

  • Silesia dice:

    ! Claro que podemos tutearnos, amigo Cabanas !
    ! Qué suerte tienes, haber podido conocer a Degrelle ! Yo sólo pude verle en 2 ocasiones, y me pareció alguien muy interesante y carismático. El azar ha querido que viva a unos metros de su residencia de antes de la guerra; él vivía a unos pasos de mi casa, en el 222 de la Avenue Molière, que es, por cierto la calle más cara de Bruselas, formada por palacetes de la Belle Époque. Cada vez que paso por el 222, no hay vez que no me acuerde de Degrelle.

    Quiere el azar que su contrincante electoral van Zeeland vivía en casa de unos conocidos, en un palacete bastante espectacular, en el 1 de Avenue de la Gauloise. He ido invitado a algunas cenas allí, por los arrendatarios, él diplomático, antiguo militante de la trotskista ORT y ahora director general de ZP, ella descendiente de Luis XIV, de la emperatriz María Teresa de Austria y de la hermana de María Antonieta, y cuyo hermano,el conde de Sta Olalla, es ayudante de nuestro Rey. Cuando acabaron los 4 anos de destino de este diplomático aquí, creí que habían acabado las cenas en el palacete con bano con columnas de mármol de van Zeeland, pero quiso el azar que sigo siendo invitado allí por sus actuales inquilinos, una pareja italobelga, que me invita a sus veladas musicales (con piano y soprano), pues tenemos amigos comunes. Esta casa del antiguo primer ministro van Zeeland, bestia negra de Degrelle, fue elegida durante la guerra como cuartel general de las SS, de las que Degrelle llegó a ser General.

    Conozco a una amiga de juventud de Degrelle, la princesa Cécile de Mérode (el castillo de los Mérode es renacentista, con foso incluído, a unos 10 kms de casa).

    Y, para más casualidad, voy al club Lloyd, situado en el castillo Wittouck (una imitación neoclásica de 1910 del castillo de Vaux-le-Vicomte, que sirvió de modelo a Versalles), que está justo enfrente del castillo de los barones d´Enpin, antiguos rexistas, que sirvió de cuartel general de Rex antes de la guerra.

    Esto en mi barrio, pero si voy al centro de la ciudad, cuando paso por la Bolsa, no dejo de recordar la imagen de Degrelle presidiendo allí mismo el desfile motorizado de su Legión Valona en 1943.

    Vaya donde vaya, me rodea el recuerdo de aquel viejo luchador que fue León Degrelle.

    un abrazo

  • Silesia dice:

    Un placer siempre polemizar con vd., amigo Cabanas :)

    “Almas ardiendo” es de Degrelle,que nunca vistió el uniforme del enemigo de su Patria, que para él era Europa, y no ese estado artificial surgido de los intereses del Banco de Inglaterra y que lleva 304 días sin gobierno por la falta de voluntad de flamencos y valones por vivir dentro de las mismas fronteras.

    No me sorprende que Degrelle fuese amigo del gran Narciso Perales, ese gran católico y socialista fiel al pensamiento de José Antonio. Ceferino Maestú, Narciso Perales, León Degrelle, la altura humana e ideológica de todos ellos casi produce vértigo.

    Estoy convencido de que como bien explica Sigfredo Hillers en su libro, José Antonio no es fascista en el sentido de Mussolini, si por tal entendemos la doctrina de extrema derecha, paganizante y corporativista, que caracterizó a la Italia del Fascio.

    La Falange no es ninguna estatolatría, siendo ésta incompatible con el pensamiento cristiano,según el cual sólo Cristo (y no el Estado, o la Raza) es Rey.

    Todo término tiene un sentido estricto y un sentido amplio. En sentido estricto la Falange no tiene nada que ver con el partido y el régimen de Mussolini.

    En sentido amplio, entendiendo fascismo en la definición de Mussolini, “fascismo es socialismo nacional”, se puede considerar que Falange perteneció a ese movimiento europeo (e incluso mundial) que buscaba la síntesis de lo naciohal y lo social.

    Con frecuencia partidos que se decían a sí mismos fascistas y se decían inspirados en el fenómeno italiano, como el partido de Degrelle y el de Codreanu, eran partidos de inspiración cristiana. Rex llegó a ser el segundo partido y Degrelle no llegó al poder por una coalición del resto de los partidos, del comunista a los católicos, que llevó a van Zeeland al poder en 1937.

    No siempre los nacionalsocialilstas son de inspiración cristiana. Lo son los falangistas libaneses, pero no los primeros sionistas, que eran sociales y nacionales, y cuyos kibbutzim se inspiraban en esa mística revolucionaria que sintetiza lo social y lo nacional; tampoco eran de inspiración cristiana los panarabistas de Nasser o los seguidores de Sandino.

    El canciller Dollfus, protegido por Mussolini y asesinado por los nazis (había demolido el barrio obrero de Viena casa por casa asesinando a cientos de inocentes, cuyo pecado era vivir en el distrito socialista de la capital), gobernaba un estado fascista y corporativo inspirado en Mussolini; este Dollfus era ultracatólico y tenía la bendición papal para su régimen de extrema derecha.

    Fascistas y católicos eran también los franceses Camelots du Roi, del coronel La Rocque y fascista y católico era asimismo el fascista corporativo Estado Nuovo de Salazar.

    Creo que Sigfredo Hillers tiene razón al comparar a Falange con el Fascio italiano, pero como el fascismo fue un fenómeno europeo, reducirlo a su versión italiana, puede hacer que se pierda la perspectiva.

    Los Cuerpos Francos o Freikorps, antecedente del NSDAP, eran sociales y nacionales, y por ello creo se les puede incluir en la definición de fascismo en sentido amplio dada por Mussolini. Su jefe, el general von der Goltz, les prometía un reparto de tierras en los países bálticos a todo el que se enrolase en ellos; esas tierras tenían propietarios, los barones bálticos, que hubiesen sido expropiados por las Freikorps en caso de no haberse interpuesto en su camino para derrocar a Lenin la marina francesa e inglesa en el golfo de Riga.

    Las Freikorps no eran paganizantes (unos eran luteranos, otros católicos) ni corporativistas ni “estatrólatas”. Simplemente iban a repartirse las tierras que conquistasen y a aplicar un programa nacional y social.

    Un saludo cordial

    • José Cabanas dice:

      Gracias por su aclaración sobre el autor de “Almas adrdiendo”. Han pasado muchos años y los recuerdos se desdibujan y se mezclan. Mea culpa por no consultar en Internet.

      Interesante tu relato. Y brillante. ¿Podemos tutearnos?

      “Estatolatría”. Me lo quedo. Muy bueno.

      Un abrazo.

  • Silesia dice:

    Estimado Ofman,

    Cantar y beber unos vinos también corresponde a la alegría del fascismo. Cuanto menos soso e insulso, mejor.
    Los llamamientos a la acción están muy bien, pero el margen de maniobra no es el mismo que el de la década de los 20 y 30. Si se organizace una nueva marcha sobre Roma, se correría el riesgo de darle la razón a Napoleón cuando decía aquello que de lo sublime a lo ridículo sólo hay un paso.

    Cordialmente

  • Silesia dice:

    Estimado Cabanas,

    La concepción cristiana del mundo y de la historia es la que inspira no sólo a José Antonio, sino a Codreanu y su Guardia de Hierro y a León Degrelle y su Rex. Codreanu y Degrelle nunca renegaron de su parentesco con la comunión de lo social y lo nacional que Benito Mussolini afirma en su declaración de principios de “fascismo es socialismo nacional”.

    Aunque el sindicalismo de JA va mucho más allá del corporativismo de Mussolini, es algo osado negar cierto parentesco, aunque lejano, de JA con los fascistas Codreanu y Degrelle, que incorporaban la visión cristiana del mundo.

    Es cierto que JA presenta ciertas peculiaridades ligadas a nuestra historia y se inspira en la democracia municipalista establecida por Isabel la Católica y sustanciada en la figura del corregidor, que tan moderna y democrática se nos antoja.

    No podía JA obviar las viejas tradiciones democráticas de los antiguos Reinos de Castilla y de León. No podía JA teorizar sobre la supresión de cuerpos intermedios, dado que el primer Parlamento moderno son las Cortes de León, reunidas en 1198, décadas antes de que en 1212 la nobleza inglesa imponga a su Rey la Carta Magna que ha inspirado un milenio de historia parlamentaria en Inglaterra. El ser fiel a esta tradición es lo que distingue a JA de otros fascistas católicos como Codreanu o Degrelle, pero nada más.

    Un saludo muy cordial

    • José Cabanas dice:

      Me alegra verte por aquí de nuevo, amigo Silesia.

      En mis primero años de militancia en el FES (65 y siguientes) había un grupo de camaradas muy activos en la Facultad de Económicas de la Complutense. Ellos siempre indagaban en toda doctrina que pudiera tener relación o parentesco con el ideario falangista. Luego nos lo transmitían a resto.

      Así escuché por primera vez el nombre de Emmanuel Muorier y de su Personalismo, que aquellos Millán, Fernández Krohn, Jose Carlos y algún otro se apresuraron a llamar “Personalismo utópico”, para distinguirlo del nuestro, que sería más “científico”. Era la “moda” que marcaban los comunistas dominantes en esos años y en aquel mundo nuestro.

      Aquella escuadra de Económicas se mostraron admirados por la figura de Codreanu. Y creo recordar que leí un precioso libro suyo que se llamaba “Almas ardiendo” (¿Puede ser?)

      Yo me hice amigo de los universitarios del PCE, que estuvieron encantados de proporcionarme el Manifiesto Comunista y algunos otros escritos de Marx y de Engels. El que se encargaba de dar clase a aquellos jóvenes comunistas quiso dedicarme un tiempo para explicarme, con mucho oficio y poder de convicción, las ideas marxistas. Por entonces, yo era de misa diaria. Y entre las gracias de la Misa y el tirón afectivo de mi novia, que me acompañaba a la iglesia, me sacaron de un cierto peligro de haberme convencido. Salí fortalecido y confirmado en mi fe falangista: lo mio era José Antonio, y para siempre.

      Conocí a León de Degrelle en la Basílica de la Milagrosa, si no recuerdo mal. Sé, por Ceferino Maestú, que Degrelle era amigo de un falangista muy admirado por los del FES, Narciso Perales.
      No sé nada más de él. Desconozco sus razones, pero yo no hubiese vestido el uniforme ni servido en una unidad del Ejército que hubiera invadido mi Patria. Siempre todo lo contrario.

      Por lo demás, de nuevo no me sorprende tu habilidad para sacar conclusiones de premisas que tú mismo seleccionas y orientas. Eres muy astuto. Pero que Codreanu y Degrelle participasen de la concepción cristiana del mundo y de la Historia como José Antonio (y otros muchos no falangistas, de muy diversos colores políticos), y que, a su vez, simpatizaran con Mussolini y el Fascismo, no nos lleva necesariamente a la conclusión ante la que tú nos quieren colocar.

      Te remito a “Falange y Fascismo” de Sigfredo Hillers. Y hasta creo recordar haberte leído que, efectivamente, la Falange y el Fasciamo eran ideologías diferentes. Pero pude interpretar mal tus palabras.

      Recibe un cordial saludo.

  • ofman dice:

    Pues el falangismo tiene con el fascismo la acción, la decisión de arriesgarlo todo por un ideal, por vivir militando, en cambio P2003 solo se reúnen para cantar y beber unos vinos. Esa es la diferencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

  
  

Síguenos en Twitter

RT @vercetti91: Rechazar al sindicalista corrupto es necesario, pero extender la crítica al sindicalismo en su totalidad es una trampa de l…

RT @vercetti91: Cuidado con confundir la crítica al sindicalismo actual representado por los liberados, comemariscos y firma EREs, con rech…

Síguenos en Facebook